• 7 septiembre, 2017

El M. I. Sr. D. Magín Yáñez Casal, Una página de la historia del Seminario Menor de Ourense: R. I. P.

El M. I. Sr. D. Magín Yáñez Casal, Una página de la historia del Seminario Menor de Ourense: R. I. P.

El M. I. Sr. D. Magín Yáñez Casal, Una página de la historia del Seminario Menor de Ourense: R. I. P.

DSCF4856[1]Natural de Santa María de Atás. Ordenado sacerdote en 1951. Hizo sus estudios humanísticos, filosóficos y teológicos en el Seminario de Ourense. Siempre muy delicado de salud; fue formador del Seminario Menor entre los años 1951 y 1954, llegando a dar clases de francés con anécdotas muy curiosas, que él mismo nos contaba dada su no especialización en dicha lengua.

Director Espiritual de los seminaristas gramáticos entre los años 1954 y 1982. Ha dejado un recuerdo imborrable en los seminaristas de esa época por su pedagogía, por su cercanía a los niños, por su enfoque y orientación espiritual, por ser paño de lágrimas de los niños, que llegábamos de las aldeas, en los primeros días de un internado que duraría todo el curso, contando tan sólo con nueve o diez años. A partir del año 1975 ejercía de P. Espiritual, pero ya como externo.

Es nombrado beneficiado de la S. I. Catedral por el obispo D. Ángel Temiño Sainz en marzo de 1982. Ejerce como capellán del Sanatorio Raposo entre los años 1982 y 1985 con una asistencia escrupulosa de los enfermos: en su libreta iba anotando los enfermos a visitar, las comuniones a repartir, personas que le pedían confesión.

A partir del año 1985 es nombrado capellán del Asilo de las Hermanitas de los Ancianos Desamparados. Cargo que desempeña hasta el 1998. Diálogo con los mayores, celebración de la eucaristía, confesiones, formación de las Martitas, posibles futuras vocaciones a Hermanitas de los Ancianos Desamparados.

En el 1991 es nombrado canónigo de la S. I. Catedral por el obispo D. José Diéguez Reboredo. Y, desde 1999 hasta el 2010 ejerció como penitenciario de la S. I. Catedral por mandato de D. Carlos Osoro Sierra, sustituyendo al penitenciario emérito, M. I. Sr. D. Agustín Madarnás. Como canónigo penitenciario tenía fama de muy buen confesor y muchos dirigidos y dirigidas se acercaban a la catedral para consultas espirituales con D. Magín. Pasó los últimos días en la Casa Sacerdotal, en compañía de su hermana y en compañía de los sacerdotes, algunos de los cuales habían sido sus dirigidos. ¡Descanse en paz!

 

Dejar una Respuesta

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje