• 8 noviembre, 2017

NOVENA A SAN MARTÍN DE TOURS

NOVENA A SAN MARTÍN DE TOURS

Día 7º de la novena

Tema: Martín con sus milagros convierte a los orensanos a la verdadera fe.

¿Por qué Ourense celebra a San Martín de Tours?: Según tradición, Ourense se convirtió a la fe verdadera por influjo directo de San Martín de Tours: “existe una narración de Gregorio de Tours (538-673), según la cual la conversión de los suevos en Ourense se debió a que San Martín de Tours curó milagrosamente al Hijo del rey suevo Carriarico y, como compensación, fue nombrado patrono de la Catedral y de la Diócesis”. ¿Cómo llegó el rey suevo Carriarico a conocer a San Martín de Tours como misericordioso taumaturgo? Gracias al “apóstol” de la antigua Galaecia, San Martín Dumiense. Ambos eran convecinos, aunque este dos siglos posterior. Carriarico mandó edificar una iglesia en honor de San Martín de Tours, abandonó el arrianismo y se convirtió con toda su corte a la fe católica.

Mateo 28, 19 – 20:
“Id y haced discípulos de todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo; y enseñándoles a guardar todo lo que os he mandado. Y sabed que yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo”.

Interiorizamos la Palabra:
La misión no siempre es fácil y agradable. Con todo hay motivos para alegrarse: el Señor está con nosotros y nos promete su presencia. Él ha vencido el pecado y la muerte por su resurrección y su presencia es garantía para quienes continúan su obra. A partir de este ahora es el Dios con nosotros en la nueva evangelización, que no algo que vendrá, sino que ya ha empezado.

Contemplamos:
Se inicia la construcción de la Catedral de Ourense, dedicada a San Martín de Tours, a finales del siglo XII. Recordamos: Pórtico del Paraíso, Retablo Mayor, capilla de San Juan Bautista, capilla del Santo Cristo, capilla de las Nieves, Virgen del Rosario, Cristo de los Desamparados, capilla de la Resurrección, capilla de la Inmaculada, capilla de la Candelaria, capilla de San Pablo, San José, San Antonio, Santa Eufemia y Santa Marina; San Facundo y San Primitivo…. ¡Cuánta fe, cuánto amor, cuánto testimonio cristiano, cuánta cultura evangelizadora! ¿Habrá fe dentro de otros tantos siglos como lleva de existencia esta Catedral?

 

 

Dejar una Respuesta

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje