• 18 diciembre, 2014

UN POCO DE HISTORIA

UN POCO DE HISTORIA

La Catedral de Ourense, sorpresa del visitante, por su recoleta belleza, sobria elegancia, luminosidad equilibrada y funcionalidad litúrgica, está considerada como uno de los grandes templos románicos de España. Data de la segunda mitad del siglo XII y primera del XIII habiendo sido consagrado su altar mayor en 1188. Los añadidos posteriores que no desfiguran su fundamental unidad constituyen una variada muestra de los diferentes estilos de épocas sucesivas (románico, gótico, renacentista, barroco, neoclásico y actual).

 
Desde tiempos remotos Ourense es capital de su Diócesis, y ya a partir del siglo VI se conoce el nombre de algunos de sus Obispos. Durante el reino suevo tuvo un especial protagonismo, y se construyó una primera catedral que “estuvo edificada en el lugar que hoy ocupa la iglesia de Santa María Madre”. De aquellos tiempos nada conserva el edificio actual, sólo existen los capiteles y columnas de mármol del país reutilizados en la barroca fachada de la citada iglesia, quizá procedentes de la primitiva construcción.
La invasión musulmana supuso para Ourense un grave episodio que no se superó hasta la repoblación efectuada por Alfonso III entorno al año 900. No había transcurrido un siglo cuando nuevas correrías, ahora a cargo de los normandos y del caudillo musulmán Almanzor, la arrasaron. En el último cuarto del siglo XI el Obispo Eredonio construyó y dedicó un templo a Santa María Madre que debió hacer oficio de Catedral hasta que se consagra la actual, ya que sus reducidas dimensiones, le impedían satisfacer las exigencias de culto impuestas por la prosperidad de la sede auriense en el siglo XII. Sin embargo esa “prosperidad” es más una intuición que una evidencia documental, ya que las continuas devastaciones que a través de los siglos sufrió la ciudad de Ourense y su Catedral originaron pérdidas importantísimas en el archivo de la Iglesia.
 
La falta de noticias documentales hace que sean diversas las opiniones sobre la construcción de la Catedral, y aunque las diferencias son de escasos años no por ello resultan menos importantes. El único dato seguro es el acta de consagración del altar mayor que ya se citó al principio.
Su estructura es románica de transición (muy notable en este sentido), con cierta inspiración cisterciense e influjo compostelano, como “iglesia de peregrinación”.
 
Tiene planta de Cruz latina, con primitiva cabecera de triple ábside (de los que hoy queda solamente el central, mutilado), tres naves separadas por pilares cruciformes, arcos doblados y apuntados, con bóvedas de crucería, de gran prestancia arquitectónica.
 
La Catedral ocupa el mismo solar de la primitiva basílica del período suevo, y a lo largo de la historia feudal de la ciudad no pocas veces se vio convertida en fortaleza. Fue declarada monumento nacional el 3 de junio de 1931 y tiene honores de Basílica desde el año 1887.

Dejar una Respuesta

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje