• 23 junio, 2016

La “corte” en Ourense

noticia2

La “corte” en Ourense

A menudo los monumentos antiguos son testigos de muchas historias y de leyendas. Seguramente, la catedral orensana fue testigo en el siglo XIV de la llegada de los pretendientes al trono de Castilla, Juan de Gante (hijo de Ricardo II de Inglaterra) y Constanza de Borgoña, hija del destronado Pedro I el Cruel, muerto a manos de su hermanastro Enrique II de Trastámara en los campos de Montiel en 1369.

La muerte de Pedro y la entronización del bastardo Enrique abrió un conflicto dinástico resuelto años más tarde. Con este propósito, Juan de Gante y su esposa llegaron hasta Galicia, instalándose en la ciudad de Ourense, desde donde dirigir las operaciones militares para destronar a Juan I (hijo de Enrique de Trastámara) y recobrar el trono con Constanza como reina.
Pero finalmente las cosas no salieron como ellos, desde Ourense, planeaban, ya que la población leonesa y gallega permaneció fiel a Juan I. Hubo que recurrir a la vía diplomática y en Bayona se llegó a un acuerdo en 1388: la hija de Constanza y Juan, Catalina de Lancaster (nieta y heredera de Pedro el Cruel), casaría con Enrique (hijo de Juan, futuro Enrique III) y de esta forma las dos ramas de la familia –la legítima y la bastarda- se unirían nuevamente poniendo fin a este conflicto.

El 6 de marzo de 1405 nacía Juan II, que uniría en su persona a las dos ramas reales castellanas: la Casa de Trastámara y la Casa de Borgoña.

Dejar una Respuesta

Nombre (requerido)

Correo electrónico (requerido)

Asunto

Mensaje