• 17 diciembre, 2015

El belén de Mayte en la Catedral

El belén de Mayte en la Catedral

«Fueron corriendo al portal y encontraron a María, a José y al Niño»

¡Qué sucia y qué fea estaba la tierra en el tiempo de Jesús! La corrupción era una mancha que se extendía como pande­mia insaciable. Se necesitarían diluvios interminables de agua y fuego para limpiar aquel ambiente irrespirable. Pero no hubo diluvio de fuego y agua. Diluvió la gracia y la misericordia de Dios, el fuego del Espíritu y el amor de Dios. Y así fue la Navidad. Dios mismo vino a los hombres. 

Portal de Belén.
Anunciación y apóstol Santiago

Por eso, Dios y hombre ya no serán riva­les ni distintos; en Cristo se identifican. «Reconoce, cristiano, el amor de Dios, y reconoce tu digni­dad» (cf. S. León Magno).

San Martiño, misericordioso






En aquella época esperaban al «Maestro de Justicia». En Jesús se cumple esta esperanza, pero más. En él se cumple toda justicia. Una justicia que significa: respeto y promoción humana: nadie «des­cartado»; misericordia para con todas las «miserias» humanas; libertad, para que nadie sufra exclusión u opresión; alegría, porque la vida es hermosa para todos, digna de ser cantada; paz que se abraza con la justicia; gracia, en derroche. La prevalencia de la ternura, la cer­canía, la amistad.

Santa Eufemia recibe la Buena Nueva

San Rosendo, proclama la gran noticia

Beato Sebastián Aparicio con la rueda comunicando bondad

La celebración de la Navidad tiene que ser viva y comprometida. Para vivir la Navidad se necesita: salir fuera, a las periferias, para descubrir dónde está naciendo Jesús; hacerse pequeño, como Jesús; empobrecerse, viviendo austera y solidariamente, como Jesús; acompañar a los que siguen siendo rechazados y «descartados», como lo fue Jesús; denunciar a los Poderosos y Herodes que son cau­santes de tanta pobreza y tanto sufrimiento; preparar en tu casa la cuna de Jesús, con las tablas (cua­tro) de la Fe – Pobreza – Humildad – Caridad.

Santa Mariña nos rocía con el agua bendita 

San Francisco Blanco, humilde él, se incorpora al belén

Dejar una Respuesta

    Nombre (requerido)

    Correo electrónico (requerido)

    Asunto

    Mensaje

    Los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por el Cabildo de la Catedral de Ourense. La finalidad de la recogida de estos datos es la de atender a tu solicitud. Estos datos son enviados directamente a courense@artisplendore.com, cuenta de email situada en un servidor de la Unión Europea. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, supresión, olvido, portabilidad, limitación a tratamiento, cancelación y oposición enviando un correo electrónico a courense@artisplendore.com Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en la Política de Privacidad de esta web.